miércoles, 15 de septiembre de 2021

[Libros] Ana, Roberto Santiago

Mensaje de Whatsapp...

- Estoy con Ana, de Roberto Santiago. Creo que podría gustarte bastante.

- Roberto Santiago, ¿el de los Futbolísimos

- El mismo.

Así que me fui a Ebiblio y vi que ni siquiera había que esperar para descargarlo, dicho y hecho, directo al Kindle. 

Nada más empezarlo me sonaba que había visto un anuncio en televisión que se parecía mucho al libro, y sí, efectivamente en unos días RTVE estrenará una serie basada en esta historia en horario de máxima audiencia. 

Ana es una novela con mucha acción, lo que los modernos definirían como un thriller judicial, con unos personajes potentes, especialmente la protagonista principal que es quién da título al libro, y que nos irá narrando en primera persona sus vicisitudes a lo largo de toda la trama. Generalmente la trama de los libros termina envolviendo a los personajes, es lo que más peso tiene, pero en este caso estoy por decir que el personaje principal es lo más importante en toda la historia, más incluso que la propia trama. 

Ana Tramel es un personaje complejo, lleno de fantasmas que arrastra desde el pasado, alguien que conoció el éxito y ahora apenas se arrastra, adicta a los fármacos, con una vida en la que no le falta de nada pero que es totalmente vacía, pero un día, cuando suena el teléfono, a pesar de los pesares, su vida va a dar un giro totalmente inesperado. Y hasta ahí puedo contar. 

Aunque la trama engancha desde el principio en algunos momentos uno tiene la sensación de que al libro le sobran algunas páginas, alguna reflexión personal de la protagonista sin ir más lejos, pero aún así los continuos giros siempre bien hilvanados hacen que la atención no se pierda. 

Me ha parecido una historia soberbia, y además me ha llamado mucho la atención que un escritor al que yo tenía encasillado en la novela infantil y juvenil se destape con esta historia. Evidentemente Roberto Santiago tiene oficio para dar y tomar, pero como digo me ha sorprendido muy agradablemente. 



Título: Ana
Autor: Roberto Santiago.
ISBN: 9788408168317
Editorial: Planeta
Número de páginas: 879
Fecha de publicación: Febrero 2017
Sinopsis: Años atrás, Ana Tramel fue una brillante penalista a la que se disputaban los mejores despachos. Un oscuro suceso en su pasado cambió su vida y ahora pasa sus días entre recursos administrativos en un mediocre bufete, ahogándose en un vaso de whisky. Pero su vida da un vuelco cuando su hermano Alejandro, con el que no habla desde hace cinco años, la llama angustiado. Ha sido detenido por el asesinato del director del Casino Gran Castilla. Ana pide ayuda a su jefa y vieja amiga, Concha. Necesita la estructura y recursos del despacho para llevar adelante una defensa en la que tiene prácticamente todo en contra. Acompañada de un peculiar equipo (un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata) se enfrentará a las grandes empresas del juego.


Dejo aquí un enlace para quien desee ver como comienza esta adictiva historia.

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Espiral de despropósitos

No, no me gusta la espiral de despropósitos en la que nos estamos moviendo últimamente y que además cada día que pasa va a peor. Puede parecer una tontería, alguno lo puede considerar como hechos anecdóticos pero a mí me parece que es muy preocupante. Y los medios de desinformación jugando con ello. 

Supongo que el que más y el que menos habrá oído hablar de lo sucedido en Malasaña el pasado domingo. Mientras tanto en Velada (Toledo) otro joven sufría una nueva agresión. Es cierto que de una se ha oído hablar bastante más que de la otra, es cierto que tras la primera muchos apuntaron a Vox como responsables últimos, es también cierto que Vox aprovechó este segundo ataque para blanquear su imagen puesto que el agredido parece ser militante de esta formación política, es cierto que Vox ha aprovechado para vincular los ataques homófobos a la inmigración ilegal sin prueba alguna, en definitiva es cierto que todos, los de un lado y los del otro intentan arrimar el ascua a su sardina y aprovecharse de la situación. 

Ahora resulta que lo de Malasaña pues que no, que era un montaje, así que ahora las tornas se vuelven. Los que ayer callaban hoy hablan del bulo del culo, los que ayer hablaban hoy se callan. 

Estamos en el todo vale, primero tiramos la mierda, después ponemos el ventilador para que se esparza bien y si al final resulta que la cosa no era como se decía pues no pasa nada porque ya tendremos a quién echar la culpa y si no, lo buscamos porque están enfrente. Al final cada vez más polarizados, más enfrentados y todos intentando sacar provecho de las miserias de los unos y de los otros. 









Actualización: Resulta que ahora parece que el joven agredido en Velada tampoco es de Vox, y dice que Vox le utilizó para sus propios fines. Lo dicho, una vergüenza por parte de unos y de los otros. 

sábado, 4 de septiembre de 2021

[Aranjuez] Aljibe y el pregón de Serrat en 1989

Anoche, dentro de las fiestas (o no fiestas) del Motín de Aranjuez, el grupo Aljibe, acompañado por la Asociación Cultural Amotinados de Aranjuez, nos deleitó, una vez más, con su música, en este caso con Música para un motín

Aljibe dio un repaso a algunas de las canciones que acompañan desde hace un buen número de años las representaciones del famoso motín de Aranjuez y se guardaron una sorpresa para el final, el discurso de Amotinado que en 1989 ofreció Joan Manuel Serrat, un discurso diferente al resto, un discurso cantado por seguidillas. 

Es cierto que no coincide totalmente y los amigos de Aljibe se saltaron alguna estrofa, pero no dejó de ser un magnífico regalo para los asistentes a su concierto. 

Al final de la entrada dejo el vídeo de este momento, pido disculpas de antemano porque la calidad de la imagen no es la mejor, ni la luz, ni la distancia eran idóneas, pero aún así creo que merece la pena. 


Benditas ciudadanas y ciudadanos, 
y ciudadanos, un año más a coro rememoramos
el motín de esta Villa contra el tirano.

Sean bien hallados los ribereños,
los ribereños y sean bienvenidos los forasteros,
señoras, señoritas y caballeros.

De Barcelona hasta aquí he venido
pa' amotinar al pueblo contra el Valido.

Es un buen síntoma, todo un detalle,
todo un detalle que se hayan acordado de aqueste fraile
en día tan señalado para abrir el baile.

Modestamente un servidor, 
un servidor agradece el encargo,
y el gran honor, en nombre del Amotinado Mayor.

Y les devuelve la peladilla
amotinando al pueblo por seguidillas.

Mentira más o mentira menos,
mentira menos, sin entrar en detalles
en plan somero estos son los hechos que acontecieron.

Marzo de mil ochocientos ocho
Partida a cachos, ante las tragaderas de un mamarracho,
España iba llenándose de gabachos.

Godoy gobierna desde la cama
sin atender las voces que le reclaman.

Cuando a la brasa no le dan riego
no le dan riego, un soplo de aire puede prender el fuego
y trocar en leones a los borregos.

¿Quién dio la orden? Es un misterio,
es un misterio que salpicó la noche de sangre y fuego.
Si eran malos los males peor fue el remedio.

Que si Carlos IV era un paquete,
nos dio bien por el saco Fernando siete.

Pero esta historia de perdedores,
de perdedores que acaeció en esta Villa y alrededores
fue un clarín que anunciaba tiempos mejores.

Tiempos ganados a fuego y sangre,
a fuego y sangre, ganados a un pasado intolerante.
Un paso atrás y dos pasos adelante.

Tengámonos de noche y de día
a salvo de tiranos y de mesías.

La fiesta empieza en un periquete,
en un periquete, preparen los tambores y los cohetes,
y háganme un sitio al lado del clarinete.

Sinceramente vale la pena
vale la pena, compartir mesa y vino con gente buena
que convierte un motín en una verbena.

Y como el pan nuestro de cada día
protege las migajas de su alegría.

Ahora nos vamos que es hora de irse, 
que es hora de irse a soltarnos el pelo
que es hora de irse por las calles del pueblo y a divertirse.

Que el porvenir nos traiga trabajo,
traiga trabajo, salud, amor y dinero
traiga trabajo y limpias y abundantes aguas el Tajo.

Que empiece el baile fuera las penas,
aquí paz y allá gloria y a la faena.